miércoles, 20 de julio de 2011

LA PUERTA (I)

Hubo una puerta primera. Una genitora que se fue y se llevó su hueco imprescindible. Una madre puerta que hace tiempo les escribí y hoy, porque tengo la cama sin hacer y el cansancio a flor de piel, porque los orígenes deben nombrarse, porque la necesito vuelvo a exponerla.

Puerta (i)
A mi madre.

Miles de veces le dije que la necesitaba pero ayer me abandonó. Se fue a mediodía, mi puerta desquiciada, dejándome atrapado y sin salida.
Desde la condena de mi encierro escribo, mientras evoco la esbelta silueta de su marco y el sonido metálico de sus goznes. Por ella viví un afuera que no volverá. Me niego a la resignación de ser, sin el imprescindible hueco de su presencia.


28 comentarios:

Cat's dijo...

no sé si resignación es lo mismo que "dejar ir"... las puertas siempre serán mejor si permanecen abiertas.

saluditos!!!!

TORO SALVAJE dijo...

El hueco de su presencia...

Que fuerte.

Besos.

Mega dijo...

Menos mal que las madres no se van nunca del todo.
Besos

Abol dijo...

La puerta de la escritura, Canariza.
Me encantó.
Besos.

Malvada Bruja del Norte dijo...

Mmm, ¿le has sugerido las ventanas? También tienen puertas, más chiquitas, y cristales gruesos dividos en cuarterones. Se puede salir a través de ellas y también contemplar el inmeso universo.

NáN dijo...

Besos. Entrañable y nada sensiblero.

Helena dijo...

Queridíssima Izaskun,
Os abandonos quando acontecem em plena madurez podem deixar a porta aberta a novas chegadas. Quanto mais não seja, a porta aberta convida à renovação do ar. Renovem-se "miradas".
Beijos, Helena

DEBAJO DE LA LENGUA dijo...

Hoy si, que tengas un hermoso dia, en primavera.

Servando dijo...

Esas ausencias que duelen y mucho, muy bonito su blog.

Saludos.

siempreconhistorias dijo...

Sí, Cat's, mejor abiertas. Gracias por venir. Un beso.

siempreconhistorias dijo...

Presencias que nos permiten adentrarnos en otros y en nosotros, querido Toro. Presencias que se dejan atravesar. Puertas. Huecos vitales.
¿Recuerdas el discreto encanto de la burguesía?
Un beso

siempreconhistorias dijo...

No nos atrevemos, querida Mega, a irnos del todo. Siempre dejamos una sombra chiquitita y flexible donde estuvo la gran puerta. O casi siempre (que no es lo mismo pero).
Un beso

sergio astorga dijo...

Izaskun, no te puedo decir que es más difícil: cerrar la puerta o abrirla. Unas veces entra aire fresco y otras se sale.
El problema de la resignación es que no te deja apreciar que aire te gusta mas.
Un abrazo en el alfeizar.
Sergi Astorga

Cachalote dijo...

Me encantan tus minis, I. Abres mundos con la sencillez de quien levanta piedras en la playa, destapando universos que habitan en la cara oculta. Sigo leyendo.

Un abrazo incorpóreo.
*

siempreconhistorias dijo...

Abol, querida, tu presencia es capaz de suplir la puerta esencial.
Millones de gracias.
Besosos.

siempreconhistorias dijo...

Gracias por la sugerencia, Bruja nada malvada. Intentaré que use las ventanas. ¿Le prestas escobita si la necesita?
Un beso.

siempreconhistorias dijo...

NáN, un privilegio tu comentario.
Gracias.

siempreconhistorias dijo...

Queridísima Helena, muchas gracias por tu visita. Ojalá se renueven las miradas y podamos dejar las puertas abiertas.
Un beso.

siempreconhistorias dijo...

Muchísimas gracias, El 18 sí, pajarito rubio.
Gracias .

siempreconhistorias dijo...

Encantada de recibirlo por aquí, Servando. Le preparo un café para próximas visitas.

siempreconhistorias dijo...

Apoyada en el desquicio de la mancebía tomo tu abrazo, querido Sergio, siempre llenoo de buen aire.
Un beso.

siempreconhistorias dijo...

Cachalote soñado. Lo por ti escrito debe estar entre las cinco cosas más bonitas que me han dicho en la vida.
Qué rico tu abrazo!
Gracias por permanecer.

ana dijo...

No hay nada peor que la resignacion del ser. Agachar la cabeza y esperar el golpe.
Resignarse, nunca. Siempre hay puertas, querida Izaskun, siempre.
Basta con saber llamar a las buenas, basta con saber cerrar las que escondian el sonido metalico de sus goznes. Basta con abrirlas al eterno hueco de sus presencias.
Un relato lleno de ternura, como tu.

Raquel T. dijo...

Mi reina Izaskun, déjame decirte que esta abertura resuelta al abandono me trae y me deja muchas cosas... Puerta y madre, orígenes, entradas o salidas a lo esperado o a lo que otros esperan, inicios del todo en el todo más plural, traspasos de umbrales decisorios y anhelantes de ser atravesados. Déjame decirte, mi reina Izaskun, que tu puerta me trajo la mía, de regazo cálido, aunque distante, de quicios firmes, aunque difusos.
Abrazos abiertos de par en par...

siempreconhistorias dijo...

Gracias por tu comentario, Ana (¿Julia-Elisa?). Siempre hay puertas a las que tocar, lo sé. Pero cuando se va la que comunica queda uno entre muros.
Saldré.
Un beso

siempreconhistorias dijo...

Cuántos umbrales decisorios atravesados, princesa Raquel! Cuántas puertas desgastadas de pasar por ellas!Cuántos vacíos!
Tu abrazo me llena de vida. Tus ojos me encandilan.
Gracias por cada respiración, niña querida.
Un beso de mamita.

Eva dijo...

No te me enojes.

siempreconhistorias dijo...

Vale, lo intento Eva.
Un saludo.