martes, 20 de octubre de 2009

Carta a una mujer que amo

Querida Irene:

Escribo al aire esta carta y regreso violeta a este espacio que hace más de un año abrí, para decirte que te amo. No es novedad para quien me conoce, lo sé, pero quiero hoy pregonarlo: te amo, Irene. Te amo, sí, porque te pienso necesaria, porque me siento tarada, porque contigo aprendo, porque te adoran mis hijos, porque así lo siento: te amo. Busco en el DRAE (por ver si me equivoco y por contaminación de Gemma, al César...) y leo: "amor- sentimiento intenso del ser humano que, partiendo de su propia insuficiencia, necesita y busca el encuentro y unión con otro ser"; entonces me entran ganas de largar un punto, y punto, porque descubro que sí, que es amor lo que te tengo.Pero freno, percuto el signo y sigo porque quiero abrir este nuevo vano ventilando el amor que te tengo y que se merecería músicas que no sé traer y voces que no son la mía.

Te quiero, Irene, te amo de veras aunque no te lo diga en secreto como en el bolero y te reciba cotidiana sin mayores arreglos. Te quiero sabiéndome muy deficiente y con miedo, conociendo los tristes espacios que nos unen, la mierda que compartimos, los muros que nos separan, las noticias que desconozco. Así, te quiero.
Y hoy que ya es mañana y que tu cumpleaños transcurrió en la mesa sobre la que tecleo, hoy que intenté llenar un pequeño hueco de los infinitos socavones que nos delimitan, hoy, quiero decirte que "nada ni nadie hará que mi pecho se olvide de ti". O al menos eso espero, porque bien pensado aunque ebria, porque es tarde y celebramos con mal cava, no estoy yo muy segura de que el olvido no me llegue si me toca la enfermedad de mi madre y mi abuela y mi bisabuela. Puñetera enfermedad, pero ese es otro tema, como mi madre es otra mujer que amo y hoy fue tu cumpleaños y no el de ella. Fue tu cumpleaños, no sé cuántos ni me importa, y fueron de segunda mano los regalos. Y te quiero porque los celebras como si fueran nuevos, y los tocas uno a uno, y los muestras haciendo felices a los niños que te consideran especial, muy especial, casi tanto como en verdad eres.
Te quiero a ti con perros y gatos, con engaños y certezas, con fuerza incontrolable, con cansancios históricos, con gestos histéricos, con lecturas afectadas, con mentiras piadosas, con sabiduría inaudita, con cansancio y con pausa, te quiero. Y después de "tanto tiempo disfrutando de este amor" hoy, sin pretender ser tu dueña y esperando que nadie se adueñe de mí, quiero que vuele este amor que te tengo y por eso escribo y afirmo que yo, queridísima maestra-amiga, te quiero.

37 comentarios:

ALE. dijo...

¡Que regalo de cumpleaños para Irene!!

Es admirable cuando comienzas a decir " te quiero con perros y gatos, con engaños y certezas..."
Amar al otro,sabíendolo,con todo lo que es,con todas sus posibles contradicciones, todo el ser, porque lo que vale y donde son anécdotas los "cansancios históricos" y "las mentiras piadosas", es la esencia de ese ser.

Un fuerte abrazo.

ybris dijo...

Formidable, amiga.
Eso es querer, eso es amar.
Con cumpleaños y sin él esas cosas deben decirse y demostrarse como tú lo haces.

besos

TORO SALVAJE dijo...

Irene debe estar dando saltos de alegría.

Besos.

Arruillo dijo...

Felicidades por esa forma de contar las cosas, tan abierta, tan clara, tan llena de sentimiento. Felicidades por ti y por tus hijos que seguro que se alegrarán tanto como Irene, con esa alegría tuya.
Un abrazo

impersonem dijo...

Magnífico texto en cuanto a estilo de escritura, magníficos sentimientos en cuanto al fondo del mismo.

Textos así reconfortan mi espíritu.

Besos.

Juanma dijo...

Sin palabras, amiga, fascinante carta de amor. Tanto en el contenido como en la forma de escribirlo. De verdad, me parece deslumbrante.

Un beso.

Basurero Usurero dijo...

Irene es muy afortunada. Suerte.

Isabel Romana dijo...

Me ha emocionado esta declaración de amor tan sincera, tan intensa y tan cercana, que incluye no ya el amor idealizado, sino ese otro cotidiano en el que, con sus miserias y sus glorias, nos podemos reconocer todas las personas que amamos. Creo que, de todos los regalos que haya recibido Irene, este será el mejor. Un abrazo admirado.

iliamehoy dijo...

y lo que me gusta leerte, saberte capaz de ese amor desde tus palabras enormes, sublimes y cercanas al mismo tiempo.
Amar incluso en los tiempos de iras, oscuridades que acaban por mostrarnos felizmente solidarios.
una sonrisa

eva-la-zarzamora dijo...

Te sé capaz de dar ese amor y más.
Felicidades a ambas.
Menudo subidón debe de tener Irene hoy :=)

Besos, Izaskun.

eva-la-zarzamora dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Cachalote dijo...

Querida i (oh maravillas de la lengua, qué preciosa redundancia),

irene debe ser un personaje auténtico de cuentos. Un pirata o una bruja o un duende o un caracol, pero alguien fascinante. La imagino arrolladora y absolutamente iconoclasta, sufrida como un poeta romántico, mágica como sólo los personajes de cuentos saben serlo. ¡Qué suerte! Yo deseo para ella (si se pasa por aquí a leer y quiere soplar las últimas velitas) que no traicione nunca esa vitalidad que debe ser ella misma, porque sin duda su vocación debe ser contagiarnos a todos.

Hace tiempo que no buceaba por aquí, y sólo es porque a veces se me queda la garganta seca.

Mando sólo un gran abrazo, izaskun, a falta de palabras y buenas direcciones web en las que explicártelo con música..

*

marisa dijo...

¡qué texto tan magnífico!Si nos dijéramos más veces unos a otros lo que sentimos...A veces las palabras sobran pero otras son lo mejor que nos pueden regalar.Un besazo querida amiga.

NáN dijo...

Por eso a ti tantos te queremos.

Gemma dijo...

¡Qué felicidad poder quererse así!
Besos

Malvada Bruja del Norte dijo...

Es un bello regalo...¿sabes? Me han entrado celos :-P

siempreconhistorias dijo...

Querida Ale. me paso el día metiendo la pata y de pronto me da por publicar el amor que siento: un desastre absoluto. Así me pasa contigo, te tengo abandonada, esta vez sí por falta de tiempo, pero espero resarcirte. Gracias por tus bellas palabras.

siempreconhistorias dijo...

Un amor quebrado, querido Ybris, ahora que estoy lejos y sin saber qué hago. Sí deberían decirse las cosas, supongo, pero me temo que soy de las que las maldigo cuando no callo.
Un fuerte abrazo (se echan mucho de menos tus versos)

siempreconhistorias dijo...

Ahora no, que allí la dejé y la sé abatida, que también yo lo estoy.
Un beso niño Toro. Te echo de menos.

siempreconhistorias dijo...

Gracias, Arruillo por tus palabras, por el café que me brindas, por las tardes con Nerea. Gracias por todo lo que me recuerdas en tu blog que debo leer y compartir. Gracias por venir, siempre.
Besos.
(A Nerea nada más, que estoy tristona)

siempreconhistorias dijo...

Muchísimas gracias por dejar tu huella aquí, impersonem. Me hace falta reconformarMe y no sé cómo, pero puedo asegurarte que tus palabras ayudan.
Gracias.

siempreconhistorias dijo...

Querido Juanma, deslumbrante eres tú con tu voz de niño inocente y tu sabiduría sin agriar. Gracias por tus palabras y por tu cariño. Anímate que todavía tenemos que ir a tomarmos algo a la Tarberna del Tato.
Un beso a los cuatro.

siempreconhistorias dijo...

Gracias por tu visita, inquietante basurero. La afortunada soy yo que cuento con su incondiconalidad.
Un saludo.

siempreconhistorias dijo...

Querdida Isabel, muchísimas gracias por tus palabras. Reconocernos en el amor mundano es una tarea imprescindible,creo, para acercarnos a la vida.
Mil gracias. Un abrazo fuerte. Ya queda muy poquito.

siempreconhistorias dijo...

Querida Ilia, cada sonrisa que recojo de tus letras se convierte en el motor de las mías. Gracias por ser.

siempreconhistorias dijo...

Querida Eva, tantas cosas por contarte en este tiempo. No sé si por fortuna, pero es cierto que amar me resulta imprescindible.
Besos fuertes para ti.

Freia dijo...

Es un regalo para Irene y también para todos nosotros.

Porque cuando alguien entiende el amor de esa manera, los que nos movemos cerca tenemos la suerte de recibir las partículas del que ella derrocha generosamente.

Y a mí me gusta mucho esa lluvia fina y que da vida. Porque lo necesito y me ayuda y me viene muy bien y me hacer ser mejor persona.

Un beso muy fuerte.

Maribel dijo...

Impresionante. Lo que daría porque me amaran así.
Sabía que "carta a una mujer que amo" me iba a poner los pelos de punta, porque sólo el título ya me los ponía.
Un beso, Izaskun.

siempreconhistorias dijo...

Mi necesario Cachalote,refréscate la garganta,o deja que yo te la refresque, pero por favor me abandones que sabes que encallo. Irene es todos los personajes de los cuentos y su vitalidad soporta cualquier bombardeo. Le leí tu comentario. ¡Ahora estamos tan lejos...!
Me aferro a tu abrazo.
i.

siempreconhistorias dijo...

Demasiadas veces sobran las palabras,querida Marisa, como decía en aquella vieja canción Braulio. Sin embargo yo soy tan pobre...
¿qué otra cosa puedo dar?
Gracias por estar.
Besos.

siempreconhistorias dijo...

Anda,NáN,que tú no te quedas corto en amor derramado.Y a mí me llega un poquito que atesoro con orgullo.
Un beso a los dos.

siempreconhistorias dijo...

No te pongas celosa,Brujita, que a ti también te quiero.
Mucho,muchito...te lo prometo.
Muacs.

siempreconhistorias dijo...

Ay,Gemma, que te salto,y sin querer. Que sí, que querer, querer, supongo que siempre es bueno aunque...
Muacs.
Gracias por darte los paseos.

siempreconhistorias dijo...

Querida Condesita remozada,encuentro difícil que pueda usted ser mejor persona,pero de poder contribuir a su felicidad le diré que no sólo chispitas sino auténticos chaparrones de amor admirado le envío.
Muchísimas gracias por venir.
Cuídese mucho muchísimo.

siempreconhistorias dijo...

Gracias Maribel, seguro que te quieren así y mejor. Lo que pasa es que a veces nos avergúenza decirlo.
Y mi vergüenza era verde y ya sabes...
Un beso grande.

Fernando dijo...

Quizá es porque lo has mencionado, pero esas palabras me inspiran el aire de un bolero intenso, envolvente...

siempreconhistorias dijo...

Quizás, quizás, quizás.
Gracias por venir, Fernando, Irene puede musicarse con cualquier aire, te lo aseguro.